sábado, 1 de enero de 2011

I San Silvestre Benidorm, CRÓNICA

(Sin encontrar fotos)

Esta vez no quería cometer la tontería de pensar que iba a ir de paseo y disfrutando de la última carrera del año cuando sabía que no lo iba a hacer, cuando sabía que desde el primer momento iba a darlo todo, cuando sabía que iba a llegar agonizando y pidiendo la hora, cuando sabía que iba sólo a la cita y no tenía otra cosa mejor que hacer que exprimir al corazón y a las piernas todo lo posible, y así fue, o así lo intenté.

Ya en la recogida de la bolsa del corredor me dijeron que había unos 300 participantes, que comparados con los 35000 de Madrid, iba a hacer que todo lo que no se puede correr allí lo iba a hacer aquí.

Me presento en la zona de salida 10 minutos antes, con el estómago un pelín lleno, con mallas ya que me dejé mis pantalones de atletismo en Madrid y sin mis Medilast que también me dejé (buenas excusas), que para mí son imprescindibles, y si corremos en asfalto más las iba a echar en falta, trotando para calentar un poco, aunque la temperatura es buena, 12º-13º, junto con la camiseta-dorsal color azul de manga corta.

Salida rápidísima dónde me hago mi sitio después de adelantar a gente, mi idea es coger algun grupo que lleve buen ritmo pero no encuentro a nadie en este primer kilómetro ni hasta meta, todos en fila separados por unos cuantos metros, primer kilómetro en 3:30, no sabía que iba a poder correr a este ritmo, ¿cuanto tiempo lo voy a aguantar? Da igual, no voy a bajar el ritmo para reservarme y sigo la estela de los que llevo delante, quitándome a alguno del medio, pasamos por debajo de meta y enfilamos la primera de las 2 vueltas al bucle grande, con ese dolor de garganta por el ritmo, ese sabor a sangre que no recordaba, hasta el rincón de loix para coger el paseo marítimo hasta el casco antiguo dónde había una pequeña subida insignificante.

Cada paso por PK mirada al reloj y calculando, pensando que podría hacer 37 minutos en el 10000, ¿37? bufff lo firmo ahora mismo, un sueño del que poco a poco me voy despertando, paso el primer 5000 por debajo de los 19 minutos o cerca de los 18, no recuerdo bien, pero pensando que no voy a aguantar este ritmo, es más, desde el kilómetro 3 ya lo iba pensando, pero a la vez pensaba que no quedaba nada, que cortas pueden ser las carreras y que duras se pueden hacer.

Volvemos a pasar por línea de meta para encarar la última vuelta, ya sabemos lo que nos quedá pero no hay fuerzas donde sacar, intento respirar profundamente y fijarme en el que llevo a 50 metros, poco a poco lo voy cogiendo, hasta que lo paso a 3 kilometros de meta, no tenemos referencias de los kilómetros finales, no sabemos ni ritmo ni nada, pero siempre debo intentar ir por debajo de 4 minutos si quiero estar cerca de mi objetivo, que pasa a ser bajar de 38 minutos.

En los últimos 2 km me encuentro mejor y parece por sensaciones que vuelvo a subir el ritmo sólo por pensar querer hacer MMP (Mejor Marca Personal) y va a ser así porque no tengo ninguna marca en esta distancia, apreto todo lo que puedo, pero se esfuma la idea de bajar de 38 cuando sobrepaso este tiempo a a escasos 200 metros de meta, finalmente 38'30'' por mi crono, 38'32'' por el oficial, muy muy contento, que bien sienta acabar el año viendo que no he perdido mucho corriendo y con ganas de entrenar para intentar pulverizar el crono en otro momento.

Hay que decir que el perfil es completamente plano, a nivel del mar, buena temperatura, todo es favorable, pero también hay cosas desfavorables o excusas jaja, como correr con mis Asics Trabuco, sin mis medilast, con el estómago lleno...la verdad que no tengo excusas buenas.

Conclusión, he empezado el año como me gusta, menudo dolor de patas que tengo, he salido 1h15min con la flaca para ver si se me quitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario