lunes, 1 de agosto de 2011

Roth 2011.La crónica. RUN

El siguiente colaborador mira mi número de dorsal y me busca la bolsa, me la trae y hacia la carpa, saco las cosas, mono, gafas, CRONO (ahora sí me quiero controlar), zapatillas, Compressport, geles. Me cambio y al baño, descarga y salimos de la T2 comiendo un trozo de naranja y algo de bebida, poco que luego pasa lo que pasa y ahora que voy perfecto de estómago no quiero liarla como siempre.

Vamos a por el tercer, último y mas duro reto.

nada mas salir me justo con otro valenciano, pasamos el primer kilómetro, miramos el crono, 4:00 minutos, le comento que no puede ser, el kilómetro debe de estar mal medido, la sensación es de ir cómodo pero no para ir a 4min/km, me dice que su GPS no miente, pienso lo mismo, que raro, pues nada, que siga así la cosa, porque no tengo la impresión de ir forzando en ningún momento. Llegamos al primer avituallamiento y me dice que va a tomar algo, yo sigo, ya me pillarás le comento.

El ritmo sube o baja depende de cómo lo mires, a 4 min y pico, mejor, pero tenía que haber echado el freno todavía más, pero en estos momentos de sentirse bién uno no lo piensa, lo único que pensaba es que demasiado bién me encontraba, es que lo pienso y parecía que ni llevaba 7 horas de carrera, parecía que venía de dormir 20 horas, estaba nuevo.

Al principio digamos que tenemos un tramo de enlace de unos 4km hasta que llegamos al canal, primero vamos hacia la izquierda, nada mas empezar la pista que va paralelo al canal me anima Salva y su Familia, cualquier ánimo de españoles hace que uno se sienta especial, cuando dicen tu nombre gente de tu país, te vuelven a llenar los depósitos de energía, mucho público en esta zona pero también mucho corredor.

Son largas rectas, ves a la gente hasta donde te alcance la vista, parece una peregrinación, la pista no es demasiado ancha y se hace tanto la ida como la vuelta por el mismo sitio, todos los kilómetros están marcados y los avituallamientos son cada 2 km, parecen excesivos, al final no lo son.


Al cruzarme con un cartel de kilómetro del otro sentido es inevitable mirar para saber en que punto de la carrera estaré cuando pase por ese lugar, casi el 20, y yo solo llevo 4, pues si que es largo el bucle, ya lo sabía del mapa, pero en carrera se me había olvidado o quería que se me olvidase y eso que las sensaciones son buenísimas, pero pensaba en el famoso "muro", nunca lo he experimentado y me imaginaba que me iba a extrenar en esta prueba.

Mi ritmo era mayor que la gente de mi alrededor, continuamente adelantando gente y pocos o prácticamente ninguno a mí, motivación extra, en los avituallamientos cogía un poquito de agua o iso y algún gel, me lo guardaba, la táctica era comerme uno cada 30-35min, lo que venía haciendo en los test de preparación, Elche, Bilbao, Ecotrimad, me fue bastante bién, excepto en Elche.

Los kilómetros iban cayendo, y el ritmo era elevado para mí, pero echar el freno es dificil, uno se deja llevar por la euforia, en la vuelta hacia el punto de giro del canal me imaginaba que me iba a cruzar con mis compañeros de expedición, buscaba la equipación, no miraba caras, me cruzo con SuperPaco, parece que va bién, al cabo de un rato mas largo me cruzo con Cuevas, va un poco mas retrasado, con Yambo no me cruzo, nos cruzariamos por las calles del pueblo que es mas dificil verse.

El paso por la media maratón, km 21 fue de 1h45min, después de la caña que llevaba, para mí un tiempazo, pero sólo quedaban otros 21 km para llegar a la gloria, pero la gloria se hizo dura, muy dura.

Volvemos a pasar por el punto de giro en el canal, ahora seguimos hacia el lado de la derecha y lo mismo, sigo adelantando a corredores y los que me adelantan a mí son de relevos, se distinguen aparte del dorsal por llevar una S tatuada en el gemelo, cuando me pasaba uno, miraba y de relevos, más motivación pero ya no surtía efecto, las fuerzas empiezan a fallar, el ritmo es menor.

Seguía parando en los avituallamientos para coger agua, coca cola, iso, algún gel cuando lo necesitaba, al principio andaba 5 metros, estos metros iban subiendo exponencialmente, no pasa nada, cada vez queda menos.

Ya por el km 27 la cosa se empieza a torcer, me adelanta algún corredor y me es imposible seguirle, el ritmo es muy poco mayor que el mío pero las piernas empiezan a decir basta, un querer y no poder, el pensamiento cambia por completo y ahora la meta es el siguiente avituallamiento, son sólo 2 km pero que 2 km, cuando paro a andar para hidratarme me doy cuenta que voy muy tocado, como para no estarlo, cerca del km 34 y 3 horas de carrera.

Los últimos 10-12 km de carrera fueron lo mas duro que he hecho nunca, que bién se recuerda desde el sofá, pero que jodido iba, hablando claro, me gusta poner al límite el cuerpo, pero aquí estaba en números rojos, cuando paraba a andar, y al final sólo lo hice en los avituallamientos, de ver tanta S en las piernas de los de relevos se transformó en hacerlas yo, menudas idas de cabeza, al intentar ponerme a correr era como si tuviese a alguién agarrandome desde atrás, era practicamente imposible, joder que sensación mas rara, esta sensación se pasaba, volvía, esto si que era querer y no poder, pero pasito a pasito ibamos avanzando.

El objetivo ya no eran los 2 km hasta el siguiente avituallamiento, el objetivo era llegar al siguiente cartelito de km, ya sólo pensaba en conseguir correr hasta el siguiente km, alucinante!

en una de estas me crucé con Yambo, y le solté: "Estoy hasta los cojones! que ganas de acabar!!" Cada vez quedaba menos, cuando llegamos al punto de giro del canal, el tramo de enlace hasta Roth es favorable, una ligera bajada que viene muy bién y hace que uno parezca que se recupera un poco. Queda ya muy poquito, menos mal porque no puedo dar un paso más, no he sufrido más nunca y cada año me voy superando, un poco de callejeo, mucho público animando, ya no me acordaba de nada, ahora si me llevaban en volandas y con una ligera sonrisa, no sé de dónde saqué las fuerzas pero la llevaba.

En el último pasillo de gente antes de entrar en la zona de meta se encontraban las mujeres de Yambo y Cuevas, Leti tiene en la mano una sorpresa, me la dá la extiendo, y corro los últimos 200 metros como si estuviese ganando la copa del mundo, no lo olvidaré, jamás!


La foto me gusta por el momentazo, no me gusta por el careto que tengo, después de 11 horas no voy a estar de buen ver, las piernas parece 2 palos, pero, y que mas dá, es lo que hay.

Tiempo, 3h 52min, contento.

Tiempo total 10h52min25seg, super contento.

4 comentarios:

  1. Ha merecido la pena esperar por la crónica completa.

    El primer paso por el muro de la maratón nunca se olvida.

    ¡Llegar al final tiene que ser la leche!

    Enhorabuena y a descansar

    CSuare

    ResponderEliminar
  2. Como promesa tengo realizar más rápido las crónicas, esta se me ha ido de las manos ajja pero al final ha quedado escrita mi experiencia que es lo que cuenta

    El final es increible, os lo recomiendo a todo el mundo, lo recuerdo muchas veces.

    Descansar estoy descansado, y creo que demasiado, pero espero volver a dar guerra, ahora a pensar en futuros retos y el más cercano, espero que sea debutar en un Trail.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el Ironman!! has hecho un tiempazoo! felicidades!!
    He llegado a tu blog a través de otros blogs, con tu permiso te añado a mi lista.
    Te sigo leyendo
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  4. Hola Tania,
    encantado y por lo poco que he visto de momento, veo que llevas unos buenos entrenamientos, así empecé hace tiempo y cada día hago mas locuras...jejeje
    besos y a disfrutar
    te enlazo

    ResponderEliminar